La garza real

 

Con los telescopios también vimos muy bien una garza real. Es un ave de gran tamaño, de figura estilizada, largo cuello y color grisáceo. La cabeza de los adultos es de color blanco, adornada por una línea negra y un par de largas plumas también negras.

Se la puede ver durante la invernada y los pasos migratorios, cuando muchos ejemplares europeos paran en nuestro territorio en su camino hacia el continente africano. Durante el invierno, resulta fácil observar a estas garzas, tanto en vuelo como posadas en las costas, orillas de ríos y embalses, aguardando el paso de alguna presa, que capturarán con la ayuda de su potente pico.

Se alimenta básicamante de peces, pero también de otros vertebrados (anfibios, reptiles, pollos de otras aves o pequeños mamíferos), crustáceos, moluscos, lombrices, grandes insectos e, incluso, materia vegetal.
Para cazar permanece inmóvil, al acecho, junto al agua, hasta que pasa alguna de sus posibles presas; una vez localizada, tras un fulminante movimiento del cuello, la pinza con el pico para luego zampársela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *